Conozca España

 

EL BURGO DE OSMA:
GASTRONOMÍA, HISTORIA, CULTURA Y TERMAS

 

Burgo_de_Osma

El Burgo de Osma, en la provincia de Soria, una de las localidades más bellas, declarada Villa de Interés Turístico, un espacio urbano con rincones de interés extraordinario. Su gastronomía castellana, su catedral, su muralla, su palacio episcopal, y sus soportales de estilo medieval; todo un conjunto que no hay que dejar de conocer.

 

Burgo_de_Osma_02

El Yacimiento arqueológico de Tiermes, en Montejo de Tiermes, destaca entre la diversidad de restos arqueológicos en la Península Ibérica. A mediados de 1930, Blas Taracena, el arqueólogo español, organizó excavaciones sistemáticas en el sitio y llamó a Tiermes “la Pompeya española”.

 

La catedral forma un hermoso conjunto con la plaza que recibe su nombre. De la parte románica se conservan algunas capillas menores. La fachada principal está flanqueada por una sola torre que, en su construcción, comienza en estilo gótico y termina en barroco. El interior conserva obras de gran valor y belleza como el retablo mayor de Juan de Juní. El claustro, gótico-flamígero, es de gran belleza. Adosado a él se encuentra la sala capitular de estructura cuadrada. Una joya del arte funerario se encuentra en su interior: es el sepulcro de San Pedro de Osma, en piedra caliza tallada y policromada. Este templo también acoge en su interior el Beato de Liébana, un maravilloso libro con miniaturas románico-mozárabe.

 

Burgo_de_Osma_03


La naturaleza y la historia se suceden en esta tierra sin solución de continuidad. Un buen ejemplo es la comarca de Calatañazor, donde, junto al lugar donde Almanzor fue derrotado, se encuentra el sabinar más denso e impresionante de Europa y un paraje lleno de misterio y encanto, la Fuentona. La Fuentona de Muriel de la Fuente es el manantial donde nace el río Abión. Es, sin lugar a dudas, uno de los parajes más bucólicos de la provincia, formado por la surgencia de agua que, tras recorrer intrincadas galerías subterráneas, brota libre entre peñascos. Este espacio fue declarado Monumento Natural por la Junta de Castilla y León. De camino a Calatañazor, la antigua dehesa de esta villa es hoy un bosque protegido. El Sabiñar de Calatañazor conserva ejemplares de sabina con más de tres metros de perímetro y siglos de historia a sus espaldas. Si es habitual encontrar la madera de sabina en la arquitectura tradicional de la zona, aquí se encuentra viva y en todo su esplendor. Y Calatañazor, donde Julián Marías situaba su “viaje al año 1000”. Y es que entre murallas, castillo, torres y almenas parece que todavía resuenan las armas que derrotaron a Almanzor en el año 1002, en la vega que los lugareños aún denominan el “Campo de la Sangre”.

 

Burgo_de_Osma_04

 

Burgo_de_Osma_05

Burgo_de_Osma_06

 

El Hotel Termal Burgo de Osma se levanta sobre la Universidad Renacentista de Santa Catalina, fundada en el s. XVI por el obispo Pedro Álvarez de Acosta. Se conservan sus dos arquerías, la de la planta baja con arcos de medio punto sobre esbeltas columnas toscanas y la de la primera planta con arcos elípticos, así como la bella escalinata de piedra que comunica con las acogedoras habitaciones.

 

En la magnífica puerta plateresca de entrada al edificio destaca sobre el dintel la imagen de Santa Catalina, en honor a quien se erigió esta Universidad que llegó a acoger las facultades de Teología, Filosofía, Derecho y Medicina, finalizando sus servicios universitarios en el curso 1840-41 debido a la Guerra de la Independencia. En su subsuelo se buscaron aguas curativas, apareciendo nuestras excelentes aguas oligometálicas, bicarbonatadas cálcicas, hipotermales y de mineralización media, convirtiendo a la prestigiosa Universidad de Santa Catalina en el primer Hotel Termal de la provincia de Soria.