Georgia, diez años después de la agresión rusa

 

Ilia Giorgadze

Embajador de Georgia en España

 

Hoy marcamos una de las fechas más trágicas de la historia reciente de Georgia, 10 años después de la agresión militar de Rusia y la ocupación de territorios georgianos.

 

En agosto de 2008, mi país fue invadido por la Federación de Rusia en una evidente violación de las normas fundamentales y los principios del derecho internacional, lo que dio lugar a la ocupación ilegal de las regiones georgianas esenciales e históricas de Abjasia y Osetia del Sur/Tsjinvali.

 

Desde la disolución de la Unión Soviética, la Federación de Rusia ha llevado a cabo de forma permanente provocaciones y abusos del derecho internacional en estas regiones. Los servicios de seguridad rusos apoyaron vívidamente durante décadas a los llamados regímenes separatistas desde el punto de vista financiero, militar y político.

 

Sin embargo, hace diez años las provocaciones se dispararon drásticamente. En los primeros días de agosto de 2008, se intensificaron con ataques masivos contra pueblos controlados por Georgia por parte de “voluntarios” osetios apoyados por Rusia que utilizaron ametralladoras y lanzagranadas contra la población civil local.

 

La escalada del conflicto armado fue iniciada directamente por las unidades del 58 Ejército de Rusia que cruzaron la frontera internacional de Georgia a través del túnel Roki el 7 de agosto de 2008. Al mismo tiempo, las fuerzas rusas cruzaron la frontera estatal de Georgia hacia la región de Abjasia. Con el pretexto artificial de proteger a los ciudadanos rusos en suelo georgiano (es decir, los residentes de Georgia que fueron víctimas de la ‘pasaportización’ ilegal de Rusia), Moscú inició un ataque a gran escala contra un país soberano por tierra, mar, aire e, incluso, por el ciberespacio.

 

Como consecuencia de la abierta agresión rusa, cientos de personas, entre ellas civiles, murieron y resultaron heridas, 53 aldeas georgianas fueron arrasadas y las casas de 35.000 personas fueron quemadas y destruidas. Rusia además ocupó 125 aldeas georgianas. La guerra fue acompañada por otra limpieza étnica de georgianos, creando una ola de 130.000 desplazados internos que huyeron de sus aldeas bajo bombardeos y fuego de la aviación. Si no hubiera sido por la firme postura de la comunidad internacional, es obvio que las fuerzas descontroladas de Rusia habrían ido más allá.

 

Después de cinco días de sangrienta guerra, el 12 de agosto de 2008, la Presidencia de la UE medió con éxito para lograr un alto el fuego entre Georgia y Rusia. El Acuerdo de Alto el Fuego sentó las bases para detener la agresión militar a gran escala de Rusia contra Georgia. Sin embargo, Moscú continuó bombardeando y atacando pueblos y ciudades de Georgia incluso después de cerrar el Acuerdo de Alto el Fuego.

 

El Acuerdo de Alto el Fuego de 12 de agosto de 2008, con la mediación de la UE, estipula que Rusia y Georgia deben retirar sus fuerzas a las posiciones que tenían antes de la guerra. Sin embargo, a pesar de las continuas llamadas de la comunidad internacional, Rusia, hasta hoy, continúa violando el Acuerdo. Si bien Georgia ha implementado todas las disposiciones del alto el fuego, Moscú ha reforzado aún más su presencia militar ilegal en ambas regiones georgianas, desestabilizando el entorno de seguridad en toda la región.

 

Tras la invasión militar, la Federación de Rusia reconoció la llamada ‘independencia’ de las regiones ocupadas de Georgia en una nueva grave violación de las normas y principios fundamentales del derecho internacional, como la inviolabilidad de las fronteras internacionalmente reconocidas y la integridad territorial de los estados soberanos.

 

En 2008 Moscú creó un peligroso precedente que se practicó en Ucrania más tarde. Estos eventos demuestran claramente que la guerra de agosto de 2008 no fue un caso aislado.

 

Situación después de 10 años de guerra Rusia-Georgia

Desafortunadamente, tras 10 años de agresión militar, Rusia continúa ocupando ilegalmente el 20% del territorio georgiano. Durante los últimos 10 años, la situación de seguridad y derechos humanos en Abjasia y en la región de Osetia del Sur/Tsjinvali, así como en los territorios adyacentes a la línea de ocupación, se ha agravado aún más. La Federación Rusa ha estado fortaleciendo su presencia militar ilegal en territorio georgiano. En violación del Acuerdo de Alto el Fuego, mantiene una cantidad considerable de personal militar en ambas regiones. Además, Rusia ha estado provocando a Georgia mediante el fortalecimiento continuo de la línea de ocupación mediante la instalación de cercas de alambre de púas y otras barreras artificiales que dividen familias y privan a la población local del acceso a sus propiedades y tierras agrícolas, servicios sanitarios y de emergencia, así como sitios religiosos y cementerios.

 

Los georgianos que permanecieron en los territorios ocupados son ahora objeto de una discriminación intensificada. Rusia y sus regímenes de ocupación están haciendo que las vidas de los georgianos que viven en Abjasia y la región de Osetia del Sur/Tsjinvali sean insoportables y no existen mecanismos internacionales que operen sobre el terreno para abordar de manera efectiva estos desafíos. Una de las cuestiones delicadas que Rusia y los regímenes de ocupación de Sokhumi y Tsjinvali rechazan abordar se refiere a las graves violaciones del derecho a la educación en el idioma nativo. Han ido cerrando gradualmente todas las escuelas georgianas o cambiando el idioma de enseñanza al ruso.

 

En este contexto, cientos de miles de desplazados internos y refugiados expulsados ​​como resultado de la limpieza étnica continúan privados del derecho a un regreso digno y seguro a sus hogares. Además, ambos regímenes de ocupación han intentado activamente eliminar los vestigios georgianos de las regiones de Abjasia y Osetia del Sur/Tsjinvali derribando casas de georgianos, cambiando los nombres de pueblos, aldeas y calles.

 

Los incidentes recientes más trágicos estuvieron relacionados con la privación del derecho a la vida, más específicamente, con el asesinato de tres desplazados internos georgianos, por parte de representantes de los regímenes de ocupación en Sokhumi y Tsjinvali.

 

La política de paz de Georgia

En respuesta a todos estos acontecimientos, el Gobierno de Georgia persigue firmemente una política de resolución pacífica de conflictos dirigida a la liberación de las regiones georgianas, por un lado, y la reconciliación y la construcción de confianza entre las comunidades divididas por las líneas de ocupación, por el otro.

 

Georgia ha reafirmado unilateralmente en varias ocasiones el compromiso de no usar la fuerza y ​​ha estado aplicando este principio, esperando todavía la reciprocidad del lado ruso.

 

Georgia no escatima esfuerzos para facilitar negociaciones sustanciales en los debates internacionales de Ginebra que es un formato único e inclusivo, bajo la copresidencia de la UE, las Naciones Unidas y la OSCE y la participación de los Estados Unidos, para abordar debidamente los desafíos humanitarios y de seguridad derivados del conflicto no resuelto entre Georgia y Rusia con pleno respeto del Acuerdo de Alto el Fuego del 12 de agosto de 2008.

 

Además, el Gobierno de Georgia mantiene firmemente su cooperación con la Misión de Observación de la UE (EUMM), que es el único mecanismo internacional sobre el terreno que proporciona a la sociedad internacional información precisa sobre la situación y las violaciones del Acuerdo de Alto el Fuego por parte de Rusia. Aunque la EUMM se ve privada de la posibilidad de entrar en las regiones ocupadas y cumplir plenamente su mandato.

 

A la luz de esto, recientemente el Gobierno de Georgia ha presentado la nueva iniciativa de paz “Un paso hacia un futuro mejor” con el objetivo de mejorar las condiciones humanitarias y socioeconómicas de las personas que viven en Abjasia y la región de Osetia del Sur/Tsjinvali y fomentar las relaciones persona a persona, la interacción y construcción de confianza entre las sociedades divididas.

 

Desarrollo sostenible a pesar de la ocupación continua

Estos diez años después de la guerra han sido años de lucha permanente. Sin embargo, Georgia todavía logró un progreso significativo en la transición democrática y el buen gobierno, y sentó una base sólida para el desarrollo económico sostenible.

 

Georgia participa activamente en el desarrollo de corredores estratégicos de transporte que conectan Asia con Europa. El desarrollo de estos proyectos reforzará el potencial de tránsito de Georgia, acelerará y aumentará el flujo de carga, garantizará un mejor acceso a las instalaciones logísticas, industriales y turísticas. La política económica de Georgia está dirigida a garantizar un clima atractivo para las empresas y las inversiones. Las reformas implementadas durante los últimos años y la visión del Gobierno para los próximos años coinciden plenamente con las aspiraciones de Georgia de convertirse en un paraíso para las actividades comerciales y de inversión. Los bajos impuestos, las regulaciones simplificadas, la burocracia mínima y el bajo nivel de corrupción se encuentran entre los factores que crean un entorno comercial favorable en Georgia.

 

Al mismo tiempo, Georgia ha tenido éxito en el proceso de integración europea y euroatlántica, demostrando un compromiso inquebrantable del pueblo georgiano con la valores compartidos y el futuro democrático de su país. Esto lo atestigua elocuentemente el recientemente adoptado Programa de Gobierno ‘Libertad, Desarrollo Rápido y Prosperidad 2018-2020’. El programa se basa en el notable progreso que ha logrado Georgia en los últimos años y apunta a una mayor aceleración de las reformas que han transformado a Georgia en una democracia europea plenamente desarrollada.

 

Georgia sigue siendo coherente en el camino de su plena integración en la Unión Europea y utilizará todos los mecanismos de cooperación existentes para garantizar un proceso de integración más completo y transparente con la UE.

 

Durante los últimos 10 años, Georgia ha estado mejorando su cooperación con la OTAN y dando pasos importantes hacia la integración en la Alianza, que es un potente garante de la seguridad duradera y el desarrollo estable del país. Por lo tanto, la plena integración en la OTAN es una tarea importante de la política exterior y de seguridad de Georgia.

 

Caminos para la paz y la seguridad sostenibles en Georgia

El progreso que Georgia ha logrado hasta ahora habría sido imposible sin el enorme apoyo de la comunidad internacional. Estos esfuerzos han sido esenciales para que Georgia aborde las implicaciones de la guerra de agosto de 2008 y tenga éxito en el camino de la democracia y hacia la integración europea y euroatlántica. Georgia valora altamente este fuerte apoyo internacional para la resolución pacífica del conflicto y la transición democrática del país. La gravedad de la situación en las regiones ocupadas de Georgia, sin embargo, deja en claro que es necesario hacer más para garantizar paz y seguridad duraderas sobre el terreno.

 

07/08/2018. © Todos los derechos reservados

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Servicios

Tiempo

Tiempo
Madrid
Hoy:
12°C
Humedad: 88%
Prácticamente despejado

Yahoo Financial Quotes
Yahoo Finance Chart
View chart: (+)
br>